viernes, 23 de febrero de 2018

Técnicas de Mediación en Derecho Administrativo. Sesión formativa del Consejo General de la Abogacía.


Asistencia a la jornada de formación sobre Mediación en procedimientos administrativos organizada por el Consejo General de la Abogacía Española el pasado lunes 19 de febrero.
Eva Blasco, Fernando López y Soledad Borque.

El pasado día 19 de febrero se celebró la sesión formativa titulada Técnicas de Mediación en Derecho Administrativo, dentro del ciclo de Conferencias de los Lunes que organiza la Comisión de Formación del Consejo General de la Abogacía Española. 

En primer lugar debemos felicitar al Consejo por la organización de este ciclo de conferencias orientadas a la formación de los abogados y que se pueden seguir on-line.

En esta ocasión la actividad formativa estaba justificada dentro de los Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos incardinados en la nueva legislación que regula el Procedimiento Administrativo Común en la Ley 39/2015 con un objeto doble, analizar dos de los sistemas de resolución, la Mediación y el Arbitraje, según explicó  la coordinadora, Soledad Borque Borque, Abogada, Decana del Colegio de Abogados de Soria y Consejera del Consejo General de la Abogacía Española.

La ponencia sobre el Arbitraje fue impartida por Eva Blasco Hedo, Doctora en Derecho Administrativo por la Universidad de Alicante. En realidad el fondo del asunto versaba sobre la regulación en materia de energías renovables y la deriva que esta originando Laudos arbitrales de organismos internacionales que imponen indemnizaciones a empresas extranjeras que invirtieron en España, además de las sanciones recibidas por la Administración Pública Española. Tengo la sospecha de que el interés de los asistentes presenciales estaba centrado en esta ponencia, más por el conocimiento de la regulación en materia de Energías Renovables que por la utilización de un sistema alternativo de resolución de conflictos. Esta ponencia fue la última, pero la menciono en primer lugar porque me extenderé en la primera ponencia que versa sobre nuestra especialidad que es la mediación y motivo de nuestra asistencia a la jornada. 

La ponencia dedicada a la Mediación fue impartida por Fernando López Pérez, Dr. en Derecho Administrativo y profesor de esta materia en la Universidad de Zaragoza. 

Inició la ponencia citando el artículo 77 de la Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativa para matizar que si que hay un desarrollo de mediación intrajudicial en ámbito contencioso administrativo, no siendo así en el Procedimiento administrativo. 

Su ponencia la calificó de "más teórica" a medio camino entre la reflexión y la elucubración. Mencionó los trabajos en esta materia de Carballo Martínez, Alvaro Gil Robles y alguna tesis doctorales que pondría a disposición de los asistentes de serle solicitado. 

Calificaba el ponente la mediación como negociación (asunto este con el que ya es sabido que discrepamos los especialistas en Mediación). También pudo hacer algunas referencias a los que consideraba los primeros antecedentes de la mediación citando a Carolina Macho Gómez en su obra Origen y evolución de la mediación:el nacimiento del «movimiento ADR»en Estados Unidos y su expansión a Europa, recalando a lo ocurrido en el "Crack del 29" y en la década de los 70 en la que se pone de manifiesto la preocupación por el mal funcionamiento de la Justicia en Estados Unidos. 

Sobre las características de la mediación puntualizó la dificultad de encajar la voluntariedad en el ámbito Administrativo. Citó al catedrático de Derecho Administrativo Rodríguez Arana y los principios del Interés General como concepto central de la Administración Pública y la falta de disponibilidad de este principio, apoyado en este criterio en el artículo 103.1 de la CE. "La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho".

La rigidez de la Administración Pública se convierte en un obstáculo para el desarrollo de la mediación en este ámbito según reflexión del ponente. El principio de Buena Administración con transparencia y Eficiencia según la Magistrada María Vicario limitan el margen de actuación de la Administración. 

Se hace alusión a los dos únicos artículos de la derogada Ley 30/1920 que incluían referencias a las posibilidades de mediación, sobre la terminación convencional Artículo 82 que se ha tenido su reflejo en el artículo 86 de la Ley 39/2015 y el art. 107 de la antigua Ley 30/1992 que se ha reproducido en el 112. de la Ley 39/2015 que permite sustituir el Recurso de Alzada por la Mediación y el arbitraje "Las leyes podrán sustituir el recurso de alzada, en supuestos o ámbitos sectoriales determinados, y cuando la especificidad de la materia así lo justifique, por otros procedimientos de impugnación, reclamación, conciliación, mediación y arbitraje, ante órganos colegiados o Comisiones específicas no sometidas a instrucciones jerárquicas, con respeto a los principios, garantías y plazos que la presente Ley reconoce a las personas y a los interesados en todo procedimiento administrativo".

El profesor concluye ofreciendo su opinión personal sobre la escasa prosperabilidad de la mediación en el ámbito administrativo, entendiendo que si que ve mejores perspectivas dentro del Contencioso Administrativo. 

Como solución: reclama una nueva ley específica para regular la Mediación en el ámbito del Derecho Administrativo con garantía de tratamiento igualitario. 

Hasta aquí la ponencia, es cierto que la reclamación de una ley regulatoria parece una buena idea, pero esperar del legislador alguna actividad conducente a resolver estas carencia es un ejercicio de optimismo que no se corresponde con la realidad.

Mi opinión personal sobre esta ponencia que intentaba analizar la Mediación en Derecho Administrativo es que el profesor experto en Derecho Administrativo hace una aproximación a la especialidad de la Mediación desde el Derecho Administrativo, lo que se esperaba es que la aproximación se hubiera hecho desde el conocimiento de la Mediación al conocimiento del Derecho Administrativo. 

La mediación se caracteriza por la libertad, el procedimiento administrativo común se caracteriza por estar encorsetado, es decir, es la máxima expresión de que toda actuación de la administración pública debe estar prevista, normalizada y regulada. 

Cuando se anunciaba la ponencia y se aludían a las técnicas de mediación en el procedimiento administrativo común pensábamos que se hablaría de que el margen de discreccionalidad (libertad de actuación) asusta a los administrativistas (expertos en Derecho Administrativo), no digamos las actuaciones de hecho o las omisiones de actuación cuando la administración está obligada a actuar. El sentido del silencio administrativo como denegación o como aceptación de lo solicitado por el administrado también es una técnica que permite asentir o denegar acuerdos tomados libremente sin que se incumpla la norma.  

La realidad es que hay mucho espacio para la mediación si esta no se establece como un procedimiento normalizado dentro de otro procedimiento. Para un experto en Derecho Administrativo que estudia el detalle y rigor de la norma del procedimiento le debe resultar complicado imaginar los espacios que podrían quedar sin regular y sobre lo que podría haber resoluciones cambiantes en función de los resultados de la mediación no procedimentada. 

Sin embargo la realidad es que existe una mediación con la administración pública por la que aquellas personas con posibilidades de decidir el contenido de la resolución con sensibilidad ofrecen salidas legales que satisfacen los intereses de ambas partes. 

La Galaxia Administrativa que mencionaría el profesor Santamaría Pastor ofrece tal dimensión de actuaciones de la Administración Pública que podrían catalogarse como respuesta a los espacios de libertad de actuación dentro de la legalidad resultando muy muy complicado hacer una recopilación. 

Animamos a los estudiosos del Derecho Administrativo a que hagan un alarde de estas formas de resolver conflictos en un procedimiento administrativo común. 

Por nuestra parte añadimos la nueva categoría y glosaremos los casos que se podrían tildar de mediaciones con la Administración Pública. 

sábado, 17 de febrero de 2018

Mediación en Procedimientos Administrativos.



TÉCNICAS DE MEDIACIÓN EN DERECHO ADMINISTRATIVO. PRESENTE Y FUTURO A LA LUZ DE LA LEY 39/2015. ARBITRAJE Y ENERGÍAS RENOVABLES
16:15.‐ Presentación de la sesión 16:30.‐ Técnicas de mediación en Derecho Administrativo. Presente y futuro a la luz de la Ley 39/2015. Arbitraje y energías renovables.  
Ponentes:
Eva Blasco. Centro Internacional de Estudios de Derecho Ambiental(CIEDA‐CIEMAT). Ministerio de Economía, industria y competitividad
 

Fernando López Pérez. Centro Internacional de Estudios de Derecho Ambiental (CIEDA‐CIEMAT).Ministerio de Economía, industria y competitividad
 

18:00‐18:30.‐ Coloquio  
18:30.‐ Final de la sesión  
Coordinadora: Soledad Borque Borque. Abogada. Decana del Colegio de Abogados de Soria. Consejera del Consejo General de la Abogacía Española.


El ombliguismo en mediación genera situaciones cómicas.

Advertencia en el anuncio de una jornada de divulgación de la Mediación aparecido en un medio digital:
  • "Las entidades organizadoras no se responsabilizan de los objetos perdidos. Reservado el derecho de admisión. No se permite la entrada o permanencia en la actividad a toda persona que provoque o incite cualquier desorden o alteración en la misma. RD. 2816/1982 de 27 de Agosto".

La norma aludida, el RD. 2816/1982 de 27 de Agosto , en realidad es el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas.

Observando la materia sobre la que versará cada una de las ocho ponencias de la jornada y comprobando la falta de coherencia, adecuación y cohesión que debe imperar en toda acción formativa , el aviso podría empezar a cobrar sentido.

La organización del evento ha confundido una jornada de divulgación de la mediación con un espectáculo público o una actividad recreativa, lo que hace pensar en situaciones casi cómicas.
 
 Resultado de la búsqueda en Google de "mirándose el ombligo".

Sirve este error anecdótico para ilustrar el ombligismo de los que hemos convertido la Mediación en una forma de aparentar una especialidad.

A pesar de estas cuestiones se debe agradecer a las personas que, desde la sinceridad y la honestidad, intentan divulgar la mediación y se reconoce el buen hacer de la mayoría de los profesionales que apoyan la Mediación desde su ámbito real de experiencia.

La Mediación -como competencia transversal- se presta a las incursiones de todo tipo de advenedizos que se autoproclaman especialistas de lo general y generalistas de la especificidad. 

Hoy por hoy, proclamarse especialista en Mediación es complicado porque ya es bien conocido que la mediación está estancada. Acusar de intrusimos profesional en una profesión que no termina de despegar, obviamente carece de sentido. Sin embargo debemos expresar tristeza al comprobar situaciones que van más allá del histrionismo, el delirio o la hiper especialización inexistente.

Si se indaga en los registros públicos de mediadores y de colegiación se detectan en el anuncio personas que intervendrán en la jornada que sencillamente no aparecen.

Por respeto a las personas e instituciones que trabajan con auténtica profesionalidad no se menciona la jornada. 

Otra oportunidad perdida de una institución pública para divulgar la cultura real de la mediación, en este caso, a medio camino entre lo cómico y el fraude.



lunes, 29 de enero de 2018

La mediación, una necesidad social. Artículo de María Eugenia Gay muy recomendable.




De todo lo publicado durante estos últimos días en materia de mediación con motivo de la celebración del día Europeo de la Mediación, me quedo con este artículo de María Eugenia Gay. Sencillamente porque es muy preciso en la mediación de lo que deben ser los objetivos en el desarrollo de la Mediación. 

Literalmente expresa "un escasísimo 0,17% sobre el total de nuevos asuntos".

Cada órgano judicial se debe marcar un objetivo de reducir los pleitos sin mediación. Que como mínimo cada órgano judicial se marque el objetivo del 1 % de asuntos enviados a Mediación significaría que hay un 99 % de pleitos sin Mediación, pero por algo se empiza. 

Estar actualmente hablando del 99,83 % de pleitos sin mediación es inconcebible en una sociedad desarrollada. 

Texto completo:

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180119/44109496523/la-mediacion-una-necesidad-social.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=facebook&utm_medium=social

El cuento de Juan Pimiento en Mediación

María Sarmiento, en otros ámbitos era conocido como el cuento de Juan Pimiento

El Gobierno aprueba una declaración institucional en apoyo a la mediación familiar que es como el cuento de Juan Pimiento.

Es de agradecer que el Gobierno se sume a los actos de celebración del día de la Mediación, sin embargo una vez más, se queda en una mera declaración de buenas intenciones en formato de acción futura, sin el anuncio normal de dotación presupuestarias y ejecutivas que supongan una verdadera acción pro Mediación.

Se está convirtiendo en una fórmula repetida hasta la saciedad sin que se presupuesten medidas concretas, menciones, menciones y más menciones. En realidad en el texto se hace una recopilación a la fecha del tortuoso desarrollo de la Mediación en la Unión Europea. 

Se hace una desacertada mención al artículo 24 de la Constitución, desconociendo la propia Ley de Mediación que si incardina la Mediación como dentro de los derechos a la tutela judicial efectiva.

En fin, a otros con este mismo cuento, queremos medidas concretas que aproximen al ciudadano el derecho de acceso a la justicia con mediación igualitaria para todos los intervinientes en un proceso judicial, especialmente en los litigios de familia. 


En consecuencia, sin perjuicio del contenido del artículo 24 de la Constitución Española que declara en su apartado primero que todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, y sobre la base del compromiso de la justicia como valor fundamental del ordenamiento jurídico, el Gobierno acuerda desarrollar acciones concretas en el ámbito nacional e internacional para promover el uso de la mediación como instrumento alternativo de resolución al servicio de las familias y, además, de los operadores en el tráfico civil y mercantil
.
De esta forma, el Gobierno se propone continuar avanzando para conseguir una sociedad donde el uso de la mediación como vía para la resolución extrajudicial de conflictos en el ámbito civil y mercantil tenga la máxima garantía y seguridad jurídicas y su implementación sea el reflejo de nuestro Estado de Derecho y de los principios democráticos de nuestra sociedad y nuestro ordenamiento.”

Texto completo: 

Interesante artículo sobre Derecho Colaborativo publicado en la web de la Abogacía Española.

Recomendamos este artículo para entender esta especialidad que ya está muy desarrollada en otros ámbitos geográficos.



jueves, 21 de diciembre de 2017

¿Por qué una sidra se llama "Ladrón de manzanas"?; ¿nos deberíamos llamar los mediadores "Ladrones de conflictos"?



¿Por qué una sidra se llama "Ladrón de manzanas"?; ¿nos deberíamos llamar los mediadores "Ladrones de conflictos"?

Hace unos días me encontré en la barra de un bar unas botellas de sidra, la marca era de lo más llamativo "Ladrón de manzanas" con el logotipo de un zorro de perfil.

¿Deberíamos anunciar los mediadores nuestros servicios como "ladrones de conflictos"?. 

En alguna ocasión he comentado con compañeros mediadores que una buena medida para difundir la mediación sería comprar los conflictos a los abogados o pagar a los mediados por solicitarnos nuestra mediación, parece que ahora lo que hacemos es robarles su trabajo.   

La noticia sonaría, por lo extraño, en el fondo hay una inversión, más que un gasto, no es un robo, pero si un cambio de posición. La marca "el ladrón de manzanas" juega con esa idea de que el zorro roba manzanas para alguien que termina haciendo sidra para nosotros y nosotros pagamos por ese servicio. 

En fin, si esto se usa para vender sidra, por qué no pensar en otras formas de comercializar los servicios de mediación. 

La Abogacía de Ciudad Real pide al Ministro de Justicia que se cree un turno de oficio de Mediación.


http://www.lanzadigital.com/provincia/la-abogacia-ciudad-real-pide-al-ministro-justicia-cree-turno-oficio-mediacion/

La publicación de esta información en el grupo de Facebook "El actualizador" ha sido respondida con varios comentarios que reproducimos seguidamente. El primer comentarista nos ilustra con el repertorio negacionista y opositor de la mediación. Algunos de sus comentarios se han quedado sin responder, en cualquier caso se agradece el esfuerzo en esbozar con comentarios en fb lo que una gran cantidad de abogados piensa, supongo que por desconocimiento. 



L C L Si de verdad creen en ello, que lo hagan gratis en lugar de engancharse a los PGE

Me gustaMostrar más reacciones
Responder15 de diciembre a las 20:03
Eliminar
Manuel Zamora Soria Ya se está haciendo gratis.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder15 de diciembre a las 20:06
Administrar
L C L Pues seguid así siempre.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder15 de diciembre a las 21:27
Eliminar
X A D perdón, no sé si entiendo mal: ¿trabajos cualificados de gratis y para siempre? (¿cuando además se pagan mínimamente en otras zonas?)

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 8:20
Eliminar
L C L No tan cualificados (psicólogos y médicos he visto pretenderse como mediadores).
En cuanto a la retribución, la consideraría justa si el mediador no figura anclado al proceso de forma preceptiva, que se utilice como una figura de libre elección y a cos
ta de quien lo requiera (v. gr. como el que contrata un chófer).
Bajo mi punto de vista, en la obligatoriedad reside la media verdad o la trampa: si es de pago, prácticamente nadie lo va a usar, mientras que si se introduce por la vía inicial del buenismo y la gratuidad, el siguiente paso será la intervención preceptiva y gravar el proceso con trámites y gastos públicos y privados, pues usted ya afirma que tan cualificada función deberá ser retribuida.
Ya no creo en los Reyes Magos aunque sienta todo mi afecto por la figura.
Los mediadores no son como los Reyes Magos..., éstos se los paga el ciudadano.
Saludos


Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 10:34
Eliminar
Manuel Zamora Soria De acuerdo con que el medidor no deba ser preceptivo. Pero en los casos de justicia gratutia si se paga, procurador, perito, abogado, parece que dejar fuera al mediador no suena bien cuando lo reenvía el órgano, pues como que hay desigualdad.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 10:55
Administrar
X A D Cualificado es porque no es sencillo. Otra cosa es el descuidado o embustero que se mete sin saber o importar, como de haberlos los hay, creo, en bastantes sectores. A nivel también de cualificación, los másters que se recomienden son de más de 200 hor...Ver más

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 11:45Editado
Eliminar
X A D yo creo que debe ser retribuida por el hecho de ser un trabajo.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
19 de diciembre a las 11:51
Eliminar
X A D y si fuera negligente, pues como en cualquier servicio te puedes oponer al pago

Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
19 de diciembre a las 11:52
Eliminar
L C L No negaré que sea un trabajo, pero prescindible. Ya no existen amanuenses ni aguadores... pero el que use este servicio, que lo pague de su bolsillo, al igual que otros lujos o gastos superfluos.
Manuel Zamora Soria Reconozco tu aportación sincera, no todo el mundo expresa lo q siente, por ello te lo agradezco. Disculpa si esta aspiración de los profesionales de la Mediación te resulta gravosa para los PGE pero guste o no, es una obligación de nuestra Administración Pública garantizar el Derecho a la Tutela judicial efectiva, especialmente en los casos de personas con escasos recursos. Quizás no se conozca demasiado que la Mediación intrajudicial está dentro de este Derecho Fundamental.
Lo dicho, gracias por la sinceridad.


Me gustaMostrar más reacciones
Responder15 de diciembre a las 21:57
Administrar
L C L Gracias a ti. Me parece una forma de colocarse (laboralmente hablando). Los abogados ya mediamos como premisa de nuestra intervención, por eso no comparto en absoluto esta interposición, hoy "gratis" (PGE nuevamente), mañana de pago/oficio y obligatoria.
Mejor establecerse con el cartel de "mediador" y hacerlo por cuenta del vocacional de la cosa, gratis o cobrando, pero sin generar una meta obligación.
Saludos


Me gustaMostrar más reacciones
Responder16 de diciembre a las 6:09
Eliminar
L E S Lo que tú haces es negociar, y seguro que estupendamente, pero mediar es otro método de resolución de conflictos diferente a la negociación.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
17 de diciembre a las 0:16
Eliminar
L C L Daría el tema para un largo debate. Básicamente me parece una relación parasitaria con respecto de la abogacía, más aún si se incorporase de modo preceptivo al proceso; por lo tanto sostenida por el Estado. Porque, desde luego, no creo que los mediadores se establecieran por su cuenta y riesgo, ni por asomo. Su aspiración final es el cobijo económico del Estado, lo que se dice un fin en sí mismo, como gran parte del gasto público que soportamos.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 3:12
Eliminar
X A D un abogado puede ser mediador. Una cosa no exlcuye la otra. Se puede formar en los másters específicos y ejercer. Sí lo hace o no pues será cuestión de cada uno. Como adscribirse a un turno especifico o no.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 8:22
Eliminar
X A D la mediación está implantada en países con un resultado favorable. Aquí se puede aplicar o no. Luego pasa lo que pasa, que hasta tenemos sujetos políticos que no sólo no saben negociar, sino menos mediar.

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 8:43Editado
Eliminar
X A D si es obligatorio o no eso ya es otra cuestión. La primera sesión, que es meramente informativa y no obliga a nada, por ahora si es preceptiva. no asñi el resto

Me gustaMostrar más reacciones
Responder19 de diciembre a las 8:25
Eliminar
Manuel Zamora Soria Lucas Cranach Land 
Más que una relación parasitaria habría que verlo como una simbiosis, en cualquier caso los parásitos aportan beneficios, son los responsables de prevenir mayores perjuicios que los que ellos mismos podrían producir. 
Prevenir los p
arásitos ya es un beneficio. 
Los pleitos que llegan a los juzgados con su mediación intentada, obviamente no necesitan del reenvío a mediación, podríamos decir desparasitado. Los mediadores trabajan más en la prevención del pleito que en el propio pleito y esta desde luego no la sufragará el Estado en modo alguno.

El papel del abogado con respecto a la mediación se aborda en el último número de la revista Abogados por Arturo Almansa, recomiendo su lectura. 

Para el abogado litigante, que le reenvíen un asunto a mediación, supone grandes beneficios que tiene que detectar, de entrada obtendrá una información valiosa del posicionamiento del propio órgano que reenvía a Mediación. Algún sentido tiene que tener que el órgano juzgador considere que nuestro asunto debe ser reenvíado a mediación. La aceptación de la mediación o renuncia también aporta información. Si se acepta la mediación y no se llega a acuerdos, en si mismo también se obtiene una preciosa información de cara a la estrategia a mantener en el juicio. Si se llega a un acuerdo que supervisa el letrado de parte y es aceptado, obviamente se llega a un resultado altamente positivo. 

Visto a si, lo mismo el parasitismo es del abogado litigante que ha llegado al pleito sin este trabajo hecho y que ahora va ir obteniendo beneficios en cada una de las fases de la mediación, particularmente prefiero verlo como simbiosis y trabajo colaborativo.

Hasta ahora no hay colectivos solicitando que la mediación sea preceptiva en un proceso judicial, no tendría mucho sentido por que es voluntaria para las partes. Si que es cierto que permitiría que esta fuera conocida por las partes, ya que sus abogados no se la han explicado previamente. 

Actualmente existen abogados establecidos como mediadores en exclusiva que no aceptan asuntos de parte, como el que te escribe estas palabras. 

Curiosamente nuestro trabajo en un 95% de los asuntos consiste en reenviar a abogado litigante para seguir avanzando. Los abogados litigantes que reciben los litigios de mediadores reenvía a mediación en un 0,10 % de los asuntos, en fin, está bastante descompensado. 

Valorar y comparar como les va a los abogados ejercientes litigantes con los abogados ejercientes colaborativos no creo que sea objeto de este hilo de diálogo, en cualquier caso estadísticamente, hay más abogados colegiados como ejercientes que no llevan ni un solo asunto al año que abogados mediadores colegiados como ejercientes que lo poco que hacen lo disfrutan como una practica de una especialidad más del Derecho por la que han apostado. 

La aspiración de un abogado ejerciente y mediador de trabajar en el turno de mediación intrajudicial es tan loable como el mejor puesto del mejor de un despacho litigante. Te aseguro que hay más cobijados bajo la profesión de abogado litigante que viven muy, pero que muy bien que en la prácticamente inexistente de abogado mediador. 

Si se revisaran todas las partidas presupuestarias de las distintas Administraciones Públicas y la ejecución de estos presupuestos, comprobaríamos la cantidad y cantidad de dinero público que se va a despachos de abogados litigantes que están cobijados bajo el paraguas de la consultoría con toda la legalidad y reconocimiento público.

Si preocupa el dinero público que se va a la asistencia jurídica pública, tenemos filón, filón. Intentar desmantelar un sistema de asistencia jurídica integral que contemple turno de mediación, antes de construirlo y de dotarlo de recursos económicos en realidad la mejor medida para que este prospere. Gracias como siempre por la sinceridad, y por expresar opiniones valientes, siempre son bienvienidas, sean personales o bajo anonimato o pseudónimo. 

Por cierto, aprovechando que estamos casi en época festiva haré referencia a uno de los temas que se mencionaban. Me parece que fue Ronald Reagan el que en un acto público contó el chiste de los abogados en Nueva York en esta época, que como era tan fría, se metían las manos en sus propios bolsillos. Hoy por hoy a los abogados mediadores no se les puede incluir en el chiste ¿por qué será?.
Administrar
L C L Tiempo al tiempo sobre el chiste. Felices fiestas
Eliminar
X A D Lucas. En tanto en cuanto la mediacion no este promovida por igual que la administración de justicia. Empezando, por ejemplo, ue para solucionar un asunto no vayas a la ciudad judicial sino a un.centro de mediación (tampoco valdría un centro de mediación dentro de la ciudad judicial) esa implantación será muy probablemente insatisfactoria. Lo que no quita que sea deseable porque la.mediación tiene enormes ventajas en los asuntos, que no son todos, en los que se puede mediar. En especial asuntos de familia con hijos de por enmedio.
Eliminar
L C L Gracias por tu contestación. No voy a reiterar lo dicho, pero sí que veo una similitud con otra institución muy de moda, también prescindible pero cara, como es el compliance Officer. Debe ser el signo de los tiempos: exprimir el mercado sin contar con el consumidor de servicios o bienes.
Feliz Navidad, saludos cordiales y fin del debate por mi parte.

Eliminar
X A D la mediación debería existir por razones no solamente ecomómicas pero en fin, estamos dónde estamos
L C L Gracias a ti. Me parece una forma de colocarse (laboralmente hablando). Los abogados ya mediamos como premisa de nuestra intervención, por eso no comparto en absoluto esta interposición, hoy "gratis" (PGE nuevamente), mañana de pago/oficio y obligatoria.
Mejor establecerse con el cartel de "mediador" y hacerlo por cuenta del vocacional de la cosa, gratis o cobrando, pero sin generar una meta obligación.
Saludos

Eliminar
L C L Y correlativo gasto público...
Eliminar
Manuel Zamora Soria Se agradece la oportunidad de compartir los distintos enfoques que existen actualmente sobre la Mediación intrajudicial. 

Efectivamente, llevas razón, desde esa introspectiva está justificada la reacción y la oposición a que exista Mediación intrajudi
cial en el turno de oficio, sufragada a los beneficiarios de Justicia Gratuita. Tus opiniones son muy respetables y de hecho son las que imperan.

Creo que en tu comentario incluyes cuestiones muy acertadas y que plantean una magnífica oportunidad para incorporar nuevos enfoques. 

Con una perspectiva proactiva podemos justificar la realidad legal y jurídica de cumplir con el mandato de la Constitución, Directiva Europea, Legislación interna y reglamento de habilitar partidas presupuestarias específicas para este tipo de intervención de los profesionales jurídicos, no se trata de que haya más presupuesto sino de que esté bien repartido entre todos los aspectos que intervienen en la asistencia jurídica gratuita. 

Por otro lado cabe decir que la propia presidenta del Consejo General de la Abogacía, en este mismo acto especificaba claramente que las negociaciones que hacemos los abogados, son un sistema alternativo de resolución de conflictos, y que Mediar es efectivamente otra forma de resolver alternativamente los conflictos, pero exige del mediador imparcialidad. Negociar y Mediar están muy cerca conceptualmente. Obviamente un abogado respecto de su cliente no es imparcial. Al abogado especializado en mediación y que recibe y acepta asuntos como mediador, se le exigirá un rasero de imparcialidad, neutralidad y objetividad entre las partes que jamás deberá ostentar el abogado litigante de parte. Cuesta entender que lo que hacemos los abogados por llegar a soluciones no impuesta en una sentencia, no esté considerado como mediación, pero la realidad es que la Mediación es otra cuestión con unas garantías establecidas en la Ley que van mucho más allá de la mera participación en un negociación representando a una parte. 

Sobre la obligatoriedad de la Mediación, que exista un turno de oficio que contemple la derivación a mediación a los beneficiarios de justicia gratuita no significa que se defienda la obligación de que pasemos por la Mediación obligatoria. Si la Mediación ya está configurada como un Derecho fundamental incorporado en el art. 24 CE sería razonable que se pueda acceder a ella en igualdad de condiciones que quien se la pueda permitir pagando. No creo que los mediadores seamos partidarios de la Mediación obligatoria, en muchos casos somos reacios. Si podemos defender que tenga el desarrollo que está recogido en la Ley y en el Reglamento en vigor pero sin que eso signifique que haya que pasar por esta imposición, entre otras cuestiones porque la mediación es voluntaria para las partes como uno de sus principios.

Oponerse a que el todavía inexistente oficio de Mediador pueda convertirse en una profesión que permita tener unos ingresos regulares, hoy por hoy es innecesario y redundante. 
Quien quisiera darse de alta como Mediador tendría que empezar por darse de alta en Hacienda en una actividad calificada como "Otras actividades y NCOP" y en Seguridad Social buscando el Código Nacional de Ocupaciones tendría que incluir un genérico u ocupación colateral. 

Que desde un Colegio de Abogados se solicite un turno de mediadores debe tranquilizar a quienes se oponen al desarrollo profesional de la actividad mediadora y profesional de mediadores. La abogacía mejor que nadie conoce que a los profesionales que aspiren a la Mediación no podrán ni organizarse y si así lo intentaran se les aplicaría la Ley Omnibus. 

La invisibilidad del muro que tenemos construido para impedir el desarrollo de la Mediación y de su especialidad profesional se desmorona cuando es atacada innecesariamente. 

Lo dicho, se agradece la oportunidad de poder explicar la perspectiva proactiva de la adaptación procesal a la realidad contenida ya, desde hace años en nuestro ordenamiento jurídico.

Administrar
L C L Muchas gracias por tu exhaustiva explicación. Aqui lo dejo: me parece caro, burocrático e inoperante por lo tanto.
Saludos cordiales

Eliminar
Manuel Zamora Soria Gracias a ti por tu participación y comentarios. Efectivamente así es, la Mediación es tan desconocida que en lugar de: parecer más barata que un pleito, que ahorra tiempo, que economiza trámites y lo más importante que reduce el dolor de los litigantes, se nos presenta como más costosa, lenta e ineficaz. En cualquier caso, si acudimos a la objetividad de la realidad existente descubrimos las ventajas y beneficios de la Mediación están en muchos caso por descubrir. Gracias de nuevo y muchos saludos.